se-puede-trabajar-estados-unidos-una-visa-turista

¿Se puede trabajar en Estados Unidos con una visa de turista?

¿Se puede trabajar en Estados Unidos con una visa de turista o no? Esta es, sin lugar a dudas, una de las preguntas más comunes entre aquellas personas que para ingresar a Estados Unidos utilizan este tipo de visa, cuyo nombre oficial es, por cierto, visa B1/B2.

Lamentablemente, por temor a que pueda existir algún tipo de represalia (como puede ser el retiro definitivo de la visa), es habitual no atreverse a siquiera intentar resolver este tipo de dudas directamente con algún oficial de la aduana.

La respuesta corta es “no”, no se puede trabajar en Estados Unidos con una visa de turista. Recuerda que, de manera legal, los únicos que pueden desempeñar alguna labor y recibir una remuneración por ello son los ciudadanos estadounidenses, los residentes y aquellas personas que son titulares de visas que expresamente permiten trabajar, sin olvidar a quienes cuentan con un permiso de trabajo.

Dicho lo anterior, bajo ninguna circunstancia tiene permitido trabajar en la unión americana un extranjero cuya visa es de turista, sin importar cuál era su intención original al internarse al país.

De igual manera, es importante tener en claro que, así como los oficiales estadounidenses son los únicos que cuentan con la facultad para conceder las diferentes visas para ingresar a Estados Unidos, son también los únicos con el poder para cancelarlas. Si quieres conservar tu visa, lo mejor es que no te veas inmiscuido en ninguna actividad ilícita de acuerdo a las leyes de dicho país.

Es muchísimo más sencillo obtener una visa, preservarla y renovarla una vez que esté por vencer, que intentar recuperarla una vez que te ha sido retirada por haber violado alguna ley.

Pero y entonces, ¿no existe ninguna forma de conseguir una visa de trabajo para aquellas personas que cruzan como turistas? Sí, sí las hay. Ejemplos de documentos que sí permiten laborar a persona extranjeras en Estados Unidos son las visas H-1B y H-2B, cada una otorgada bajo una serie de circunstancias especiales que tanto el empleador como el empleado han de cumplir.